Un 90% de las veces tu sitio será lo primero que verán tus clientes y casi seguramente influirá en su decisión de contratar tus servicios o buscar otra opción, que está a un clic de distancia.

La gama de precios es enorme, desde el volante que anuncia “tu página desde $1,500 pesos” y que se verá como si en vez de pesos hubieras pagado corcholatas, hasta la gran agencia que te cobrará $200,000 pesos o más y te entregará un sitio muy bien hecho aunque mucho de lo que pagaste habrá sido para la renta de su oficina en Santa Fé con la recepcionista de apellido impronunciable. Y por supuesto que de las plataformas gratuitas ni hablamos.

No hay una respuesta directa a la pregunta ¿cuánto cuesta un sitio web?, pero hay una mejor pregunta que sí puedo intentar responder: ¿cuánto deberías pagar por tu sitio web?, ¿o el de tu empresa? Deberíamos empezar por cómo no pagar demás, vamos por partes:

1. Nada es gratis

Si estás invirtiendo en tu negocio lo más probable es que no te pongas a fabricar los escritorios tú mismo para ahorrar dinero, seguramente tampoco pondrías tu oficina en la cochera de tu casa a menos que no tengas otra opción, del mismo modo lo primero que te recomiendo hacer es alejarte de las plataformas gratuitas, Wix, Blogspot, etc. Tal vez en cinco años o más logren un nivel de resultados aceptable pero hoy no lo tienen. Piensa que si buscaras información de una empresa y encontraras un sitio hecho en Wix seguramente les llamarías por teléfono para reírte en su oreja.

Por otro lado, esos servicios que te ofrecen pagos mensuales chiquitos tipo Elektra, en 3-5 años te habrán cobrado más de lo que te habría costado un sitio bien hecho.

Otra forma de hacerlo gratis es pedirlo a un conocido, demasiadas veces hemos visto empresas (y no tan pequeñas) con sitios que hizo “el sobrino del director que iba en primer semestre de diseño pero que no pudo terminar porque después entró a trabajar y el sitio se quedó a medias”, o “el amigo del de compras que trabaja en una agencia y se lo va a hacer por fuera para que salga más barato pero ha estado muy ocupado y no ha podido terminar”.

Recuerda que nada es gratis y el costo que aparentemente te ahorras al no pagar por un sitio, lo estará pagando tu negocio al tener un sitio que no refleje la calidad de tu producto/servicio o incluso que aleje a los clientes .

2. Elige bien a tu proveedor

En nuestro artículo anterior Cómo elegir una agencia de marketing digital mencionamos las bases para lograr elegir una agencia de calidad, muy probablemente hacer tu web será el inicio de una larga relación de trabajo, así que elige bien.

Además de esto, recuerda que no estás obligado a nada más, existen agencias que al hacer tu sitio te obligan a pagarles el mantenimiento o las redes sociales por un año, esto es completamente tu decisión y aunque algunas veces sea bueno, no es obligatorio que una misma agencia deba de hacer todo.

3. Define lo que quieres

Nada te ahorrará más dinero y tiempo que este punto porque lo que más encarece los servicios de marketing y desarrollo es el trabajo que se hace sin tener una visión clara de los objetivos, si el proyecto empieza con una frase como “ustedes empiecen a trabajar y ya después definimos los textos” puedes tener la seguridad de que tu sitio será más caro de lo que debió ser o tendrá menos calidad de la que buscabas porque se habrá usado demasiado tiempo en adivinar lo que pasará en vez de trabajar con la certeza de tener materiales y objetivos previamente definidos.

Otra parte importante de esta decisión es hasta dónde quieres involucrarte, es decir, de cualquier forma tendrás que involucrarte porque tú eres quien más conoce tu negocio, pero hay diferentes niveles, define si el contenido del sitio se hará de forma interna o si lo hará la agencia, qué fotografías se usarán, si habrá videos, quién hará la gestión del sitio, el precio final puede variar mucho dependiendo de estas decisiones.

4. Cuidado con las ofertas

Un sitio bien hecho y bien manejado puede ser la inversión más rentable de tu empresa, estará funcionando 24/7 sin que tú tengas que vigilarlo demasiado, pero si contratas uno de esos servidores de 300 pesos por año te arriesgas a que tu sitio esté fuera de línea en cualquier momento porque no puedes vigilarlo todo el tiempo, estarás perdiendo clientes sin darte cuenta.

También pueden venderte templates gratuitos o piratas de Blogspot o WordPress enmascarados con un dominio por 3 o 4 mil pesos, en tal caso estarás pagando por algo que podías haber hecho tú con las mismas desventajas de las plataformas gratuitas y arriesgándote a tener un template pirata con código añadido que podría enviarle tu información o la información de tus clientes a un desconocido. No está mal usar templates si se manejan bien y tu proveedor te lo informa, pero si te lo venden como lo hubieran hecho de cero es una estafa.

Así que, a los números

Si me preguntan, ningún sitio web hecho con un nivel de calidad aceptable debería costar menos de $10,000 pesos en los casos más sencillos. Esto sin incluir nada más que la programación del sitio. Los textos, fotos, funciones especiales, diseño, nombre de dominio o servidor son cosas aparte. Ese es el equivalente por el tiempo de trabajo que requiere hacer un sitio con los estándares tecnológicos mínimos, con una estructura para SEO aceptable, con el contenido optimizado para reducir el tiempo de carga, que se vea bien en todos los navegadores y en todos los tamaños de pantalla incluyendo los smartphones que pueden ser hasta el 40% del tráfico de tu sitio.

A esto le podemos sumar todos los requerimientos adicionales que necesites, la gestión de contenido en general, la compra de imágenes de stock o shooting, animaciones, manejo de datos y el diseño espectacular por supuesto.

Y lo más importante, el equipo que trabaje en el proyecto, esta es la mejor inversión que puedes hacer, encontrar a un equipo de expertos que estén verdaderamente interesados en entregar un proyecto de calidad puede elevar mucho el precio de tu sitio pero te dará los mejores resultados en términos de retorno de inversión.

Esto sólo hablando del sitio, pero también debes calcular que una vez que esté en línea deberás invertir un poco más para generar visitas.

En conclusión

Esto te dará una referencia de cuánto debes pagar por tu sitio web, como ves, lo importante no es ahorrar en tu proyecto sino asegurarte de que tu dinero esté bien invertido, no necesitas pagar por lujos ni buscar ofertas, te recomiendo encontrar al mejor equipo de trabajo que esté disponible, no sólo serán expertos sino que además tendrán una visión más allá de únicamente hacer el sitio, sabrán que es una herramienta de marketing que debe recuperar tu inversión en el menor tiempo posible.

Si conoces a alguien que pagó 3 mil por su sitio que “está bueno”, ya sabes lo que le vendieron.

cacahuates