Al iniciar un proyecto en México, y de hecho desde antes de conocer al cliente, tenemos siempre la certeza de dos cosas:

  • Es urgente
  • Hay menos presupuesto del necesario

Esto me ha pasado desde hace 15 años, pero lo que nunca me ha pasado es tener un proyecto tan urgente que el cliente no pida algún cambio o ajuste.

Aun en los casos en los que todo está fuera de control, cuando tomamos el proyecto con semanas de retraso porque una agencia anterior no lo entregó, después de que el equipo de trabajo lleva cuatro días sin dormir y la campaña de medios está atorada porque el sitio no está listo, aun así he visto a los clientes pedir “un pequeño cambiecito” o “un detalle que se nos había olvidado” o he escuchado la frase “esto no estaba en el brief pero lo pidió el director y tenemos que incluirlo sí o sí” haciendo que a veces el proyecto se extienda durante días.

Ergo, no era tan urgente.

Y claro, también he visto los casos de proyectos urgentes en los que el cliente exige que la entrega sea dos semanas antes porque tiene la experiencia de trabajar con los proveedores que entregan todo tarde y toma sus precauciones.

El recortar innecesariamente el tiempo de desarrollo obliga a reducir la fase de planeación, lo cual aumenta la probabilidad de que no se consideren todos los requerimientos o no se prevean todos los posibles escenarios, ocasionando que al final se tenga que recurrir a soluciones emergentes para cubrir necesidades que no se habían contemplado y que no quedarán cubiertas del todo, aumentando el tiempo de desarrollo y por lo tanto, el presupuesto.

Es decir, que de todas formas tardará más y saldrá más caro.

Sabemos que en México hay circunstancias que se salen de control y obligan a trabajar a contrarreloj, pero si queremos tener calidad en el proyecto final es de vital importancia no sacrificar el tiempo de desarrollo, en cualquier área creativa reducir el tiempo siempre perjudicará al resultado, y asignar más personal o pagar un extra no será suficiente para recuperar esa falta de tiempo.

Recuerda que dos mujeres no pueden hacer un bebé en cuatro meses y medio.

Si confías en tu proveedor y haces el esfuerzo de planear a tiempo tus proyectos te aseguro que los resultados rebasarán por mucho tus expectativas.